Marlon Brando, el rebelde que reinventó la actuación de Hollywood, cumple cien años

Una mirada a la vida y obra del actor en el centenario de su nacimiento

Inmortalizado como Vito Corleone en ‘The Godfather’, o como el coronel Walter E. Kurtz en ‘Apocalypse Now’, Marlon Brando delineó la historia del cine en Hollywood al ser considerado uno de los mejores actores de la todos los tiempos, y a 100 años de su nacimiento su grandeza y contradicciones aún resuenan con actualidad.

El mundo ha vivido veinte años de ausencia de Brando, quien falleció en 2004 a causa de una fibrosis pulmonar, pero el público sigue evocando su existencia a través de obras cinematográficas con las que marcó un estilo interpretativo único que marcaría un punto de inflexión en la industria y que sería adoptado por sus contemporáneos.

Actores como James DeanPaul Newman, Al Pacino y Robert De Niro emularon su técnica: «No hay nadie antes ni después como Marlon Brando. El don era enorme e impecable, como Picasso», dijo su amigo Jack Nicholson un día después de su muerte.

Rebelde, talentoso, camaleónico e irreverente, Brando nació el 3 de abril de 1924 en Omaha, Nebraska, y aunque recibió el mismo nombre que su padre, el productor de ‘The Naked Edge’, su madre, la actriz de teatro Dorothy Julia «Dodie» Brando, fue su gran musa, pero ambos fueron también la fuente de su tormento.

Brando eligió el camino de la actuación pese a la inconformidad de su padre. Se preparó en Nueva York y su carrera despegó en el teatro.

Fue alumno de Stella Adler, a quien le aprendió la técnica del director escénico y pedagogo teatral ruso Konstantín Stanislavski conocida como «el método«, que más tarde él mismo popularizaría en Hollywood, que se caracterizaba por el intenso acercamiento psicológico de los intérpretes con sus personajes.

El talento de Brando se hizo evidente en 1946 cuando sin ser un actor de renombre impactó a la crítica de cine Pauline Kael en la obra ‘Truckline Cafe’. Un año más tarde la potencia de su técnica en ‘A Streetcar Named Desire’ (‘Un tranvía llamado deseo’), dirigida por Elia Kazan, lo posicionó en Broadway y calentaría los motores para conquistar la meca del cine.

Su primer papel el la gran pantalla fue en ‘The Men’ (1950), en donde dio vida a un veterano de guerra y en 1951 repitió el éxito que obtuvo en Broadway en la película ‘A Streetcar Named Desire’, con la que recibió su primera nominación al Óscar.

Dos películas más le fueron suficientes para lograr su calidad de leyenda: ‘Viva Zapata!’ (1952), al encarnar al icónico revolucionario mexicano y ‘Julius Caesar’ (1953), en donde inmortalizó al Marco Antonio imaginado por Shakespeare.

El Óscar llegó con su interpretación del boxeador Terry Malloy en ‘On the Waterfront’ (1954), y tras su actuación en ‘Sayonara’ (1957), también nominada por la Academia de Hollywood, tras un periodo de papeles poco relevantes revolucionó la industria del cine junto a Francis Ford Coppola con el estreno de ‘The Godfather’ (1972).

Una estrella atormentada, polémica y controvertida

El papel del capo de la mafia siciliana ‘The Godfather, que inmortalizó su carrera en los anales del cine, le valió un segundo Óscar que rechazaría a manera de protesta ante el trato y representación de Hollywood de nativos americanos.

Tras dar vida al mafioso protagonizó la controvertida cinta ‘Last Tango in Paris’ (‘El último tango en París’, 1972), de Bernardo Bertolucci, en la que se retrataba una violación tan realista, que años más tarde la actriz Maria Schneider denunció como verdadera al no haber sido avisada ni por Brando ni por el director, de que existiría esa escena en el filme.

Detrás del carisma y el brillo de Brando en la pantalla, se escondía un hombre atormentado que sufrió el alcoholismo de su madre, a quien tenía que rescatar de escenarios delicados, y que fue víctima de un padre iracundo, abusivo, y que nunca reconoció su talento.

Aunque fue un actor muy privado, Brando forjó fama de mujeriego. Se casó en tres ocasiones, tuvo once hijos y se relacionó con estrellas de cine tan grandes como Marilyn Monroe, con quien mantuvo una relación intermitente por años, según su autobiografía ‘Songs My Mother Taught Me’.

No tuvo miedo al aceptar que había mantenido relaciones homosexuales en distintas ocasiones y los rumores en torno a ello involucran a figuras como James Dean, o Jack Nicholson.

Durante la última etapa de su vida el actor atravesó por momentos complicados como el asesinato del novio de su hija Cheyenne, del que su primogénito fue culpado, y que devino en el suicidio de su hija años más tarde, problemas de sobrepeso y soledad.

Su última película fue ‘The Score’, de Frank Oz, en donde se reunió con Robert De Niro y tres años más tarde murió en Los Ángeles. Sus cenizas fueron esparcidas entre su isla en Tahití, Tetiaroa, y el desierto de Death Valley, en California (EE. UU.).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *