¿Delincuencia asunto de pobres?

¿Delincuencia asunto de pobres?

Tahira Vargas García

Recientemente ocurrió un hecho que ha consternado la opinión pública, el robo perpetrado en la sucursal del Banco Popular Dominicano de la Avenida Luperón.

La participación en este robo de jóvenes de estratos medios contradice los estereotipos del “delincuente” como: pobre, características afrodescendientes, de barrios marginados y con motocicletas. El atraco se realizó en jeepetas, personas de estratos medios sin rasgos afrodescendientes.

El hecho cuestiona los programas de seguridad ciudadana del país y sus operativos policiales en calles y avenidas con detenciones de jóvenes que transitan en motocicletas, militarización de barrios marginados y redadas indiscriminadas convirtiendo sus residentes en “sospechosos”. No han logrado impacto en la disminución de la delincuencia desde sus patrones y perfiles diversos.

Los hechos ocurridos recientemente muestran la multicausalidad de la delincuencia, la pobreza puede o no estar presente.

La existencia de un estilo de vida dirigido a mantener un estatus social presiona fuertemente a población joven masculina. Su lógica patriarcal le empuja al rol de proveedor en competencia con sus pares, igualmente, sus expectativas de relaciones afectivo-sexuales. Estos son factores detonantes de endeudamientos y búsquedas de “dinero fácil” que promociona nuestra sociedad capitalista y consumista desde sus grandes brechas de desigualdad social con minorías que ostentan una vida de lujo y riqueza proveniente muchas veces de prácticas de corrupción, lavado de activos, narcotráfico y liderazgo político.

Existen personas que acuden a las actividades delictivas y/o en conflicto con la ley y no son “delincuentes de oficio”. El desempeño económico en el país está muy marcado por la informalidad que mezcla distintas fuentes de ingresos. Algunas personas pueden combinar: negocios, oficios, profesiones, empleos formales con actividades en conflicto con la ley.

La República Dominicana tiene un crecimiento y estabilidad macroeconómica que no repercute en el bienestar de las mayorías. Los costos de la vivienda y renglones fundamentales de una vida digna son muy altos, no se cubren con salarios fijos, se recurre a endeudamientos continuos, actividades irregulares o la emigración que se incrementa cada día hacia USA y otros países.

La intervención en la delincuencia requiere de una revisión de sus raíces estructurales y no de salidas de impacto mediático que solo funcionan como “pantalla” en las que se violan derechos (como los supuestos intercambios de disparos que ya nadie cree) y debilitan el sistema de justicia. Mientras más medidas represivas de ajusticiamientos, “mano dura”, redadas, militarización de los barrios se desarrollen más se fortalecen las redes delictivas y se incrementa la inseguridad ciudadana. Se cuenta con sistemas inteligentes para investigar las redes delictivas y no silenciarlas con “ajusticiamientos”, muchas funcionan con el Cyberdelito y no están en las calles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *